PINTURA SERGIO J. BARRAGAN – II

No hay un genio sin unos gramos de locura